¿Adquisiciones Si?, ¿Fusiones No?

Por Carlos A. Anderson

09/02/2010- Las M&A (fusiones y adquisiciones) tienen una forma particular de materializarse en la gran mayoría de países de la América Latina, incluido el Perú. En esta parte del camino predominan las adquisiciones (o, para ser mas exactos, operaciones de compra-venta de empresas) mientras brillan por su ausencia las fusiones. Esto no es así en el resto del planeta donde las fusiones de empresas se dan ya sea para ganar eficiencias, aprovechar economías de escala o simplemente para satisfacer los deseos incontrolados de algún presidente de empresa obsesionado con emular a los grandes capitanes de la industria. Lo concreto es que allende nuestros mares las fusiones compiten codo a codo con la mas prosaica operación--desde la perspectiva de creación de valor para los accionistas--de compra-venta de empresas.

¿Por qué es esto importante? Porque es a través de las fusiones que es posible materializar el poder creativo de las sinergías, tanto de ingresos como de costos. Y digo "es posible" porque en materia de efectivización de las sinergías no hay fórmula que las garantice. Razón ésta que explica la baja tasa de éxito que registran las fusiones en los distintos estudios empíricos. Lo que también muestra la evidencia empírica, aunque en este caso sea mas bien circunstancial, es que cuando las fusiones son bien conceptualizadas, se realizan a un precio justo y son ejecutadas con precisión de reloj suizo, entonces las fusiones se convierten en la estrategia reina de crecimiento empresarial.